Sí, ya sé que es noviembre y que acabamos de pasar por Halloween, pero yo ya estoy preparando mis compras de Navidad. ¿Quieres saber por qué?

1. Disfrutar sin prisas de las fiestas navideñas: El trabajo, los niños sin cole, los eventos especiales de Navidad… ¿de verdad quieres sumarle, a todo esto, el estrés de tener que entrar en tiendas abarrotadas, hacer tus compras y hacer largas colas? Yo, por lo menos, no.
2. Hay artículos que se agotan enseguida. ¿Te gustó una camiseta concreta para regalarle a tu hermano o a tu prima? No lo dejes pasar demasiado o quizás no vuelvas a encontrarla. Quienes hemos trabajado en tiendas estamos acostumbrados a recitar la cantinela de «no sabemos si nos va a volver a llegar antes de Reyes» a todas las personas que dejaron pasar el regalo ideal y alguien se les adelantó. ¡No siempre sabemos lo que van a traer los distribuidores ni si llegará a tiempo!
3. Lo mismo que pasa en las tiendas físicas ocurre online. Durante unos años, incluso, tuve mi propia marca de bisutería y no realizaba más de dos o tres piezas con el mismo diseño. ¡Algunas incluso eran únicas! Así que si ves algo online, sobre todo artesanal, y que te gustaría regalar, no te lo pienses demasiado, porque puede ser la última unidad sin posibilidades de volver a repetir ese modelo.
4. Me gusta comprar en tiendas locales o a artistas independientes. Aunque a veces resulta más fácil ir a una gran superficie para buscar todos los regalos que nos quedan en una tarde, a mí me gusta ir por las pequeñas tiendas de barrio y apostar por ellas a la hora de escoger mis regalos. Y claro, no tienen la misma disponibilidad ni velocidad a la hora de traer algo por encargo, por eso prefiero ir con tiempo suficiente. Lo mismo ocurre con la artesanía o los diseños de artistas independientes (aquí incluso ilustradores, por ejemplo, que suelen vender postales, láminas, tazas ¡incluso camisetas!). ¡Apoya al comercio local y a los pequeños creadores!
5. Gestionas mejor tu propio presupuesto. Cuando dejas todo para última hora y no encuentras el regalo ideal para alguien puedes acabar pagando de más o incluso comprando algo que no te convence del todo. Si te organizas tus compras con tiempo (octubre es un mes genial para empezar a tomar ideas por la calle o en los catálogos de tiendas online) no sólo invertirás mejor tu dinero, sino que no harás todo el gasto en el último mes y tu bolsillo se resentirá menos.