A lo largo de nuestra vida asumimos como ciertas muchas cosas que, en la realidad, ni son verdad ni nos benefician en nada. ¡Hoy toca olvidarlas, desaprenderlas!

Partamos del hecho de que no se puede desaprender algo. Se puede olvidar e ignorar, pero siempre va a estar ahí, escondido en un cajoncito en nuestra mente. Lo que sí se puede hacer es deconstruir aprendizajes que hemos hecho en el pasado para beneficiarnos a nosotras y a nuestro entorno en el presente.  Hoy te traigo un listado de cuestiones que mejorarán tu vida y tus perspectivas sobre ella si aprendes a desaprenderlas.

  • «Siempre tienes que aparentar estar bien»: Pocas cosas hay más irreales que estar siempre bien. Deja de pretender que siempre estás bien y permítete ser honesta cuando alguien con quien te sientas segura te diga «¿cómo estás».
  • «Mantener relaciones tóxicas», de amistad o románticas. Ni por pena, ni por el tiempo que has pasado con esa persona, ni por conveniencia. Te mereces algo mejor. Incluso si dependes económicamente de esa persona, hay recursos a tu alcance.
  • «El Universo te devuelve lo que le pidas o le envíes». No, lo siento. Las cosas pasan, muchas veces por azar, y otras como consecuencia directa o indirecta de otro suceso. No por mucho desear algo, manifestarlo o pedirle al Universo que te lo de, te va a llegar. Deséalo, sueña con ello, inspírate, pero en primer lugar infórmate sobre cómo lograrlo y trabaja día a día para alcanzarlo. Pensar que solamente por ser mejor persona te van a ocurrir mejores cosas sólo te provocará desasosiego y confusión cuando ocurra algo malo o que te disguste porque, seamos realistas, las cosas negativas también ocurren. (¡Hay que ser buena gente por civismo, educación y respeto, no por esperar bendiciones a cambio!)
  • «Mostrarse vulnerable es un signo de debilidad». Todos somos vulnerables y todos somos débiles, pero no hay relación directa entre demostrarlo y serlo. No por aparentar ser más fuerte eres, efectivamente, más fuerte, ni por mostrarte más vulnerable eres más débil. Sé siempre honesta contigo misma.
  • «Hay que evitar el fracaso». Sin el fracaso no tenemos aprendizaje, ni podemos alcanzar objetivos y metas. Aceptar el fracaso como un paso indispensable para aprender y crecer es clave para sentirte mejor contigo misma.
  • «Hay que ser racional y objetivo». ¿De verdad? ¿siempre? Si bien es fundamental actuar con responsabilidad en nuestra vida, hay situaciones en las que es mejor, más enriquecedor y divertido, dejarse llevar por las emociones. Esos son los momentos que generan recuerdos de por vida.
  • «Lo que los demás piensen de ti depende de ti». Esto es mentira. Deja de esforzarte por gustar a los demás y céntrate en convertirte en la persona que tú quieres ser. A algunos les gustará, a otros no. No depende de ti ni está en tu mano controlar lo que otros sientan hacia ti.

¿Qué lecciones a olvidar añadirías?