La app Too Good To Go te permite conseguir, a un precio muy bajo, packs de comida que de otra forma, se desperdiciaría.

Conocía la aplicación y el proyecto de Too Good To Go desde hace casi un año. Cuando estaba embarazada me descargué la app y exploré los negocios de mi zona que ofrecían packs sorpresa, pero entonces sentí que no era algo para mí (¡más abajo te cuento el porqué!) y al cabo de unos días lo desinstalé. Hace poco decidí darle otra oportunidad, marqué como favoritos algunas empresa que me interesan (principalmente fruterías y supermercados) y me quedé al acecho de alguna oferta que pudiera aprovechar. Lo que te voy a contar parte plenamente de mi experiencia, no se trata de una publicación pagada, pero creo que encaja a la perfección con la filosofía Slow Life.

¿Cómo funciona Too Good To Go?

El objetivo de esta iniciativa es darle una oportunidad a productos que están condenados a desecharse. Es decir: Fruta con aspecto feo o muy madura, pan que sobra en el horario de cierre de la panadería, platos de comida que se echarían a perder al cerrar una cafetería que solo sirve recetas preparadas al día, etc. Al descargarte la app, puedes ver qué negocios de tu zona ofrecen packs sorpresa, a qué precio y cuál es el horario de recogida. En mi área encuentro sobre todo panaderías y pastelerías, que no me atraen especialmente porque no soy muy golosa y apenas gastamos pan en casa. Sin embargo, hay algunas fruterías que, ocasionalmente, ponen packs sorpresa y ofrecen a muy buen precio productos frescos que tienen un lateral golpeado, que se van a madurar muy pronto o que tienen un aspecto que no invita al consumidor estándar a elegirlos. Y recientemente llegué a tiempo para reservar y comprar uno de estos packs, y por apenas 3€ me llevé… ¡10 kg de comida! Sí, la misma cara se me quedó a mí cuando el propietario de la frutería me entregó la caja. Coliflor, brócoli, manzanas, aguacates, pepinos, tomates, lechuga, alguna pera, muchas zanahorias… ¡Todo listo para ir cocinándolo y aprovechándolo antes de que se estropee! En nuestro caso, además, con un bebé empezando a comer purés y fruta, nos viene de lujo.

Una caja de cartón llena de frutas y verduras

¿Qué tiene que ver con vivir más lentamente?

Además de combatir el consumismo que nos hace desechar productos que están en buen estado o sistemas de trabajo que llevan a producir más de lo que se consume al final del día, un pack sorpresa de Too Good To Go es una oportunidad para ahorrar dinero, aprender a improvisar y darle una oportunidad a esos alimento que, si no, acabarían en el contenedor aún siendo aprovechables. Es una forma, también, de alejarnos un poco de la locura de las grandes superficies, de la publicidad que nos incita a comprar productos de todo tipo, a menudo sobreenvasados.

Lo mejor y lo peor

De esta primera experiencia con Too Good To Go saco las siguientes conclusiones:

Lo mejor

  • Mucha comida por poco precio. Lógicamente depende del tipo de producto que busques y el tipo de establecimiento al que compres, pero es parte de la «caza».
  • Conocer nuevos establecimientos.
  • Aprovechar esa comida que se iba a desperdiciar.
  • Si compras productos frescos, es una oportunidad para probar recetas nuevas.
  • Pagas mediante la app y, en el local, solo tienes que dar tu código y recoger.

Lo peor

  • No sabes lo que te llevas, por eso te recomiendo que sepas que tipo de productos ofrece ese negocio. No tiene sentido que compres un pack sorpresa en un restaurante estándar si eres vegano, porque posiblemente no encuentres opciones para ti. O, si estás embarazada y estás huyendo de los lácteos sin pasteurizar, quizá el pack lanzado por una quesería no es lo ideal para tu situación.
  • Como no sabes lo que te llevas, quizá no estés lo suficientemente preparada para recoger la comida y tengas que detenerte cada diez metros como me pasó a mí cuando me encontré, de pronto, con diez kilos de ingredientes. Eso sí, ¡los cargué por la calle con mucho orgullo e ilusión!
  • El que no corre vuela: Hay zonas con pocas ofertas de packs sorpresas, o al menos con poca variedad. Te recomiendo estar alerta y mirar desde bien temprano las ofertas en tu zona.
  • El horario de recogida: Muchas veces es al final de la tarde, cuando las tiendas ya están cerrando. Otras veces son a media mañana (por ejemplo, en el caso de los hoteles que preparan packs sorpresa con los restos del desayuno buffet), y mucha gente está trabajando en ese momento. Cuando estaba embarazada esta era mi principal desventaja, ya que nada me garantizaba que me fuera a encontrar bien o que tuviera energía a la hora a la que se establecía la recogida del pack.

Yo, personalmente, seguiré pendiente de este tipo de packs con frutas y verduras saludables, ¡y a ver qué recetas salen!