Creo que el interés por aprender y por crecer intelectualmente es algo inherente al ser humano, pero hay veces que la vida «nos lleva por delante» y no podemos satisfacer esa inquietud.

Hay épocas en las que he aprendido muchísimo sobre un tema en concreto. Por ejemplo, cuando empecé a coleccionar muñecas antiguas y me documenté sobre las marcas, los materiales, los diseños, los nombres de las más populares… O en el embarazo, que aproveché el tiempo de descanso al que me veía forzada por mi condición para aprender mucho sobre la gestación, el parto y el cuidado de un recién nacido. En otros momentos de mi vida ha sido difícil encontrar un momento para aprender, aunque por suerte mi profesión de copywriter siempre me ha llevado a tener que documentarme sobre el tema en cuestión a redactar y, con ello, aprender de todo tipo de disciplinas.

Hoy quiero compartir contigo cinco formas de aprender algo nuevo cada día, ya sea de uno o dos temas que te interesen especialmente o de información algo más aleatoria, de lo que llamaríamos «cultura general».

  • Podcast: Una de mis formas favoritas, ya que te puede acompañar mientras conduces, cocinas, mientras te duchas… Hay podcasts dedicados a un solo tema, como Un humano por persona (dedicado a la divulgación de la neurociencia) o el Club de Malasmadres (acerca de la maternidad y la conciliación), y otros enfocados en satisfacer el interés en aprender, en cada episodio, sobre un tema totalmente diferente, como Ésta no te la sabes.
  • Libros o revistas: Sí, y sé que no estoy descubriéndote nada sugiriendo que aprendas algo cada día leyendo libros o revistas, y que si quieres hacerlo pero no lo estás haciendo me vas  decir que no tienes tiempo. Es verdad, te comprendo. Pero sí vengo a sugerirte que apuestes por revistas enfocadas en un tema muy concreto que te interese y que la disfrutes en los pocos ratos libres que encuentres, o que escojas un libro que esté bien dividido en episodios que se puedan disfrutar casi por separado. Por ejemplo, si te gustan las biografías, te recomiendo alguno de los libros de Cristina Morató, que reúnen biografías de mujeres interesantes y relevantes en la Historia de manera breve y entretenida.

  • Blogs y newsletters: Me gustan muchísimo los blogs, sobre todo cuando o bien están en funcionamiento y se actualizan de forma regular, o bien tienen mucho contenido aunque se hayan pausado durante una temporada. Pero como no tengo tiempo de seguirlos con la frecuencia que me gustaría, me suscribo a sus newsletters y recibo contenidos resumidos en mi email periódicamente.
  • YouTube: Hay de todo en YouTube. De todo. Una de mis youtubers favoritas es Jessica Kellgren-Fozard una mujer que habla de Historia, salud mental, educación Montessori y cuestiones LGTBI. Y, además, su estilo es muy vintage. ¡Es como si hubieran hecho un canal de YouTube a mi medida! Si buscas, seguro que encuentras contenidos de calidad sobre el tema que más te llama la atención últimamente. Y, si simplemente quieres aprender sin enfocarte en nada en concreto, no te pierdas el canal de Judith Tiral.
  • Concursos de conocimientos en TV: Uno de mis programas de televisión favoritos es El Cazador, un concurso de conocimientos, de «cultura general», de RTVE. Verlo es una forma de entretenerse y aprender casi sin darse cuenta, e incluso de que te surjan nuevas dudas y profundices en ellas investigando por tu cuenta.

¿Qué otras formas de aprender algo nuevo cada día añadirías tú?