Inauguramos septiembre con el frenesí de la vuelta a las clases, los apuntes, los exámenes y el material escolar.

Y no hay nada más fácil que dejarse llevar por el caos, las prisas y el gasto de estas semanas. Sin embargo, hay muchas cosas que podemos hacer para que la vuelta al cole sea más tranquila y relajada. El slow life puede ayudarte a sobrellevarlo mejor, crear un ambiente más positivo y agradable para nuestra familia y para nosotros mismos. ¡Aquí encontrarás algunos consejos para vivir la vuelta al cole con calma!

  • Empieza con calma. Sí, sé que es como decirle a alguien con un ataque de nervios que se relaje, pero hay muchas herramientas que te permitirán empezar el curso con más tranquilidad. Por ejemplo, reservar los libros del cole, para quitarte la preocupación por si se agotarán o no, o dejar que sean los propios niños (según la edad que tengan) quienes revisen el material sobrante del curso anterior y separen lo que puede servir y lo que no se puede aprovechar, delegando en ellos esa tarea. Si marcas un ritmo tranquilo desde el inicio, será más fácil mantenerlo en estas semanas tan locas.
  • Establece tus prioridades. Piensa qué necesitas tú y tu familia y haz un listado. Ordena esas cuestiones por importancia. Además de aprender, quizá lo más importante es que el horario del colegio te permita conciliar con tu vida laboral, por lo que tendrás que revisar las opciones que tienes para ampliar el horario con clases extraescolares o acogidas tempranas. O quizá necesitas tener los fines de semana libres para practicar tu deporte favorito, por lo que tendrás que revisar cuánto tiempo tienes para organizarte entre semana con las clases de la universidad.
  • Trata de crear un ambiente relajado, y no sobrecargues a tus niños con actividades extraescolares. Permíteles tener tiempo para jugar y, si no es posible, busca una opción de conciliación que no sea tan académica como unas clases de inglés ni tan agotadoras como un deporte. Por ejemplo, una ludoteca que les permita dar rienda suelta a su creatividad y socializar con otros niños y niñas de su edad.
  • Aprovecha el inicio de curso para fomentar la autonomía de tus hijos, permitiéndoles que revisen el material escolar del curso anterior o que hagan un listado de la ropa y accesorios que creen que van a necesitar. Revísalo con ellos después. Si son muy pequeños, hazles partícipes de estas tareas y confía en su criterio a la hora de escoger su mochila o su nuevo chándal, siempre dentro de una lógica que se adapte a sus necesidades.

Recuerda que la vuelta al curso escolar es una transición para toda la familia. Ten paciencia y empatía con todos los miembros de la familia. Todos están adaptándose a nuevos horarios, rutinas y responsabilidades. Si te sientes abrumado o estresado, no dudes en pedir ayuda. Pedir ayuda es señal de madurez y fortaleza.