…que hace dos meses que no publico nada en Mi Vida Slow? ¡Sigue leyendo, que te lo cuento!

Antes que nada, gracias por regresar. Gracias por estar aquí leyéndome, a pesar de mi ausencia. Y no vengo con intención de justificarme, porque ya sabes que uno de mis lemas es que no tiene sentido hacer algo con lo que disfruto (como, en este caso, escribir) si me estoy obligando a hacerlo o si supone un esfuerzo extra al final del día. Y, para publicar algo mal, improvisado y a disgusto, prefiero no publicar.

Pero más allá de eso, la razón principal es que hubo un malentendido con la renovación del hosting, y me he pasado varias semanas tratando de solucionarlo: eso se ha llevado parte del tiempo que me hubiera gustado dedicar a escribir. Estoy de vuelta, tras haber dado de baja mi otro blog Laura Redacta, ya que mi vida profesional ha dado un giro curioso y ya no me dedico al copywriting como lo hacía anteriormente…

…aunque sigo dedicándome al copywriting. ¿Y cómo es eso?, me preguntarás. Pues ahora me dedico a redactar los textos web de una sola empresa, la mía, de la que te hablé hace poco. Se trata de Nenene, una tienda online dedicada a los juguetes y los complementos infantiles, todo desde una perspectiva respetuosa y sostenible. Pero es que si algo gordo e importante ha pasado en estos dos meses que Nenene ha dado el salto de lo virtual a lo físico, y hace apenas seis semanas inauguramos nuestro local en Tenerife, en el centro de San Cristóbal de La Laguna. Esto ha supuesto muchísima tranquilidad para mí y mi familia, sobre todo por haber perdido la incertidumbre de los meses previos a la apertura, pero también por poder tener, por fin, una rutina familiar que nos permita descansar más e improvisar menos. Y con eso, mucha menos carga mental para todos.

Cuando empecé este blog trabajaba por cuenta ajena, no era autónoma (aunque lo había sido en el pasado) y no imaginaba que iba a tener una tienda. Tengo años de experiencia como dependienta, ¡pero no esperaba volver al sector tan pronto! Eso sí, trabajar de cara al público en tu propio negocio es muchísimo más satisfactorio que hacerlo en un proyecto ajeno. Y es muy enriquecedor.

¡Nos leemos!